jueves, 14 de mayo de 2009

La Estaca.

- Aquello era descomunal. Hasta me pidió disculpas y todo.

- ¿Cómo de descomunal? ¿17 centímetros? ¿20? ¿25? ¿metro y medio?

- Yo qué sé. No suelo llevar la cinta métrica a mano.

- ¿Y en puños?

- Usando mis dos puños todavía sobraba un cojón.

- ¿Y un cojón podría ser un tercer puño?

- No era plan de pedirle prestado uno de sus puños para hacer las comprobaciones pertinentes. Pero sí. Podría. Perféctamente.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Disculparse por tener tamaño artefacto! Seguro que ese hombre tenía que ser más SIMPÁTICO !!!!

Alma dijo...

Claro que hay que pedir disculpas, a mi me persiguen con una estaca de ese tamaño y me entra un tembleque de mucho cuidado.Podría contar varias historias reales al respecto. Lo bueno siempre está en el término medio, lo que te diga.

Un enorme beso

Juanjo dijo...

¿Se podría decir entonces que el uso de tal herramienta se llama estacada? ¿O estocada?

Besos.

Raúl dijo...

¿Tres puños? ¿Sólo tres puños tuyos? Tampoco es tanto... ¿no?.

Wuigi dijo...

Como dicen por ahi....me quito el sombrero. Caray...

En mi tierra eso mas bien seria una madreada, ¡JA!

Un saludo, mujer :)

-L.

jesus (of suburbia) dijo...

A mí me lo suelen decir

vittt dijo...

suerte que el tamaño no importa; claro, siempre que no estés f

Arcángel Mirón dijo...

¿Es autobiográfico?

¡Yo quiero!

:)

Ros dijo...

justo yo me encontré con su opuesto. un organismo unicelular al que dediqué un capítulo en mi bloc...jajaja la vida y sus contrastes!!

Alma dijo...

Repito con mi poema de Benedetti porque él se lo merece.

recordando a Benedetti

jesus (of suburbia) dijo...

P.D. Vengo tarde, porque ya has cambiado de libro en tu mesa, pero del anterior me encanta este extracto, que siempre que puedo se lo recuerdo a los alumnos:

"Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado, o cuánto maíz produjo Iowa el año pasado. Atibórralo de datos no combustibles, lánzales encima tantos hechos que se sientan abrumados. [...]

Entonces tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices porque los hechos de esa naturaleza no cambian. No les des ninguna materia delicada como Filosofía o Sociología para que empiecen a atar cabos" Amén Bradbury.

Camy dijo...

Hasta hoy mismito, desde hace días que te leí ,ando dándoles vueltas,pasa saber lo que sobraría con mis puños.

ana dijo...

Estocada o estacad o estancada.
Estacá, estancá, estocá si qué más da. Lo que toca es darle y no midamos :=)
No era plan pedirle los puños prestados. Pero y un cojón? También podrias. Perfectamente.

Parménides de Elea dijo...

Ya lo decía Aristóteles: suelen las personas vulgares complacerse de sus defectos. Y también presumir de ellos. Una muestra de frivolidad de este calibre merece que el individuo tuviese cuatro puños de miembro, para sufrimiento, escarnio y frustración de quien del tamaño del miembro de su compañero de catre temporal presumía.

Juan 44 dijo...

Descomunal...
Muy incómodo, no?
Pero a la vista sabrosamente descomunal.

¡ Salud !