miércoles, 27 de enero de 2010

Acerca de las segundas oportunidades.

Quince años y la cara hecha un cristo. Acné. Más tarde me puse más guapo, pero ahora soy un púber destartalado y feo. Llevo esa camiseta de Led Zeppelín que sudó toda mi adolescencia. Todavía no ha perdido el color del uso, así que probablemente aún ni siquiera he empezado a escuchar a Led Zeppelín. Yo – el yo de ahora, si acaso ahora es el ahora en que yo vivo – visto ojeras, canas y una calvicie incipiente. Soy tan feo y destartalado como él, aunque hace ya fui un tipo guapo. No creo que sepa quien soy. Para él debo ser tan sólo un viejo hortera. Incluso para mí soy un viejo hortera.
Esto es extraño; yo con quince, yo con cuarenta y siete. Uno frente a otro. Debe éste ser uno de esos extrañísimos accidentes en los que, rota la dimensión temporal, me encuentro de bruces con la oportunidad de evitarme el ser el desgraciado que soy diciéndome algo trascendente que cambie el rumbo de lo que fue mi vida hasta ahora. Hay que joderse. Saco un cigarrillo y lo enciendo. Me mira sin ninguna curiosidad. Definitivamente no sabe quien soy. Debería empezar a darle la charla. ¿Me das un piti?, me pregunta. Podría arrancarme por decirle que no empiece a fumar. Y luego podría decirle que no se le ocurra acercarse a Ella. Me mira interrogante. Saco de nuevo el paquete del bolsillo, le doy un golpecito en el reverso y dejo que sea él mismo quien coja el cigarro que sobresale. Total, para el caso que me va a hacer.

15 comentarios:

Juanjo dijo...

Cuesta aprender que no todas las escaleras van al cielo, pero me temo que eso no se aprende en la escuela, ni lo enseñan los padres.

Me gusta verte de nuevo por aquí.

Besos.

Raúl dijo...

Tu personaje, el del "ahora" y también del "ayer", podría perfectamente llamarse Marty McFly, tener un amigo que se llame Doc y cara de adolescente despistado o de cuarentón resignado. Yo te dejaría un baner perfecto para ilustrar tu relato.
Hola, hola, hola...

Nómada dijo...

Mi personaje lleva una falda "hippy" de flores, piensa que las nucleares son el demonio y escribe poesia.
Mi personaje lleva un vestido negro, piensa que las nucleares son necesarias y se sorprende a veces de cómo escribía antes.

iliamehoy dijo...

Vuelves y me alegra. Los tiempos se desdibujan a merced de un ánimo no siempre preparado.
Una sonrisa

ALEX B. dijo...

Quizá si el personaje consciente del otro, fuera el de antes, le preguntaría muchas cosas al de después ( y empezaría a darse loción anticaida )
me alegro de saludarte de nuevo.

lopillas dijo...

Me alegra mucho verteleerte de nuevo por aquí. Como siempre tus lecturas tan estupendamente tridimensionales.
Besotes

Pablo dijo...

...mi antiguo yo... con greñas y camisetas heavy, tocaba de bajo en un grupete...

vittt dijo...

si me topara con mi yo de quince años le dejaría en paz. a los quince años solo quería que me dejaran en paz. así me ha ido...

RMC dijo...

Excelente texto compartes,
un placer pasar por tu casa
feliz semana
un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Acabamos siendo de mayores lo que fuimos de jovenes aunque en el intermedio tengamos un momento de esplendor ¿imaginado?. O eso, o queremos creer que en el viaje no hemos perdido tanto.

Un abrazo

Luis dijo...

Si me encontrara con mi yo adolescente le diría que no tuviera un hijo tan joven porque le va a complicar la vida y le aconsejaría que tuviera un hijo joven porque va a ser su mayor alegraría.
Un abrazo.

Cesan dijo...

Hola,me gustaría que leyera este blog:
http://bellezaymoda-cesan.blogspot.com/

Esta muy bien,recomiéndelo por ahí.

Tesa dijo...

Es la crisis de los cuarenta... el baile de los perdedores...

Cuánto tiempo,
besos.

Anónimo dijo...

Por fin tenemos aquí a La Espabilá y me alegro.

Yo, Sorprendido de leerte de nuevo, inquieto por el relato.

Un abrazo

Raúl dijo...

A mi "yo" de hoy lunes se le ocurre desearte una muy buena semana.