martes, 2 de junio de 2009

La dolce vita.

Te quiero, Álvaro.
Yo también te quiero, Silvia.

Ella miente porque esta mañana se ha encontrado un puñadito de canas nuevas, tiesas, agolpadas en un pequeño mechón aún imperceptible. Se ha sentido vieja.
Él miente porque, tras la oreja, ella huele terriblemente a mujer.

Ahora se besan. Ahora ella entreabre las piernas. Funciona.

21 comentarios:

eva- lazarzamora dijo...

Esa sal y pimienta, ese recorrido con acerbo resabio cuarentôn, siempre funciona, corazôn... a nadie le amarga un dulce, de no ser diabético...

Gracias por tus comentarios, por todos, bella Elena. Tus banners son de "cine" y espeluznantemente originales.
Un beso a tu frescura y atu saber hacer.
Beso's.

mi nombre es Alma dijo...

Te quiero, Álvaro.
Yo también te quiero, Silvia.

Ella dice la verdad mientras frente al espejo se quita la mascarilla relajante y las gafas nocturnas para que no la moleste el sol.
Él dice la verdad mientras ve que ella mantiene todos los pelos en su sitio gracias a la redecilla que los sujeta. Ella huele terriblemente a aloe vera.

Ahora se besan. Ahora se despiden.

Un enorme beso

Ladrón de palabras dijo...

Un corto relato, que te deja con sabor de boca muy dulce.


Gracias.

vittt dijo...

el viejo truco...

jesus (of suburbia) dijo...

¿Funciona?

Arcángel Mirón dijo...

No dejan de ser recursos válidos.
Aunque la mentira no sea necesaria.

Tesa dijo...

Uffsss Helena... qué grima

Juanjo dijo...

Mienten, y los dos lo saben, pero, de momento, es una mentira conveniente.

Besos.

iliamehoy dijo...

A lo mejor no es mentira, tan sólo un hábito que les permite creer que todavía funciona. Y al fin y al cabo, hasta no es malo...
O eso se llama resignación...????
En cualquier caso, admiro la sintetización con que lo ha mostrado.
Una sonrisa, siempre.

Canonet dijo...

Funciona y siempre funcionará.

Increíble tu Blog y aun más tus banners.

Raúl dijo...

Muchas verdades se han ido fraguando a base de pequeñas mentiras. Muchas relaciones duraderas e incluso satisfactorias también. Yo conozco algunas.

Hatüey dijo...

Mentiras que maquillan esos dulces verdades.

Son los favoritos de los que acuden a una cita, removiéndose los anillos.

Abrazotes,

Ahora soy Luz... dijo...

Hay dos maneras de querer, de esas dos no siempre he preferido Amar, lo reconozco...

Camy dijo...

En pocas palabras toda una realidad de mentiras compartidas y sabidas...
un beso

Wuigi dijo...

Recuerdo la obra maestra de Fellini...que cosas de las personas. La mentira es el escape de muchos.

Un saludo, mujer :)

-L.

Anónimo dijo...

¿FUNCIONA?
que horror
que tristeza
que desolación
que vacío
que pena
que.....

Embruxo

lopillas dijo...

El otro día me dijeron una frase así como de relleno que me dejó traumitazada: lo importante es no traicionarse a uno mismo porque si no te llenas de bultos ¡...!
Que se mire esta mujer lo de las canas porsi.
Saludito, monstru@

nómada dijo...

Cuando se empezaron a confundir Te Quiero y Te Necesito?

Parménides de Elea dijo...

Decía Friedrich Nietzsche: el sexo es una trampa de la naturaleza para no extinguirse. Y tal ceguera incluye la sordera, la mentira y el cese del pensamiento racional. Mienten, claro está, porque ese es el papel de la pareja: ir de mentira en mentira hasta la muerte, que es la mentira final.

Elena dijo...

Es un acuerdo.

Juan 44 dijo...

JO
Escribes maravillosamente, pero es tan triste y tan asquerosamente real estas mentiras...
Pero Nena, que bien lo escribes hija. Te voy a tener que pedir clases.

¡ Salud !