lunes, 15 de febrero de 2010

Dicotomía entre el querer y las ganas.

Hacemos encaje de bolillos para vernos. Lo poco o mucho que nos permiten las agendas. Nos besamos con ternura. Paseamos la ciudad de punta a punta y gastamos el tiempo que compartimos en abrazos y carantoñas. Cómo estás. Háblame de tu vida. Beso. Nos miramos a los ojos. Beso. Nos sonreímos. Beso. Nos olemos. Beso. Me busca los lunares y yo le acaricio la nuca. Cuánto le quiero. Nos despedimos como si temiéramos perdernos entre vez y vez. Apretándonos fuerte. Luego me voy y fantaseo con nuestro próximo encuentro. Acércate, debiera decirme con voz firme y parca apenas me viera, sin siquiera un hola. Y ahora arrodíllate. Y abre la boca. Así, eso es.


20 comentarios:

Pepita dijo...

Es increíble como pasas de la ternura del amor a la calentura del deseo en tan pocas líneas.
Me has dejado fantaseando... Qué bien.

Anónimo dijo...

Así, eso es.

Nunca esa frase ha tenido tanto sentido.

Ella se pasea con tanto estilo sobre el filo de la navaja, tan excitantemente afilada y tan excitantemente brillante. La margarita que lleva en la mano la hace tan tierna que sólo media sonrisa con su lengua lujuriosa pone las cosas en su sitio.

Paséate te observamos.

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

GENIAL... GENIAL FINAL PARA UN RELATO QUE ATRAPA...

UN ABRAZO...

iliamehoy dijo...

Excelente título y exposición clara. Difícil equilibrio cuando el tiempo marca la pauta.
Una sonrisa

jesus (of suburbia) dijo...

Tampoco hay tanta dicotomía

mi nombre es alma dijo...

Parece que en esta relación si hay una dicotomía, el querer lo pone uno, las ganas y el deseo lo pone el otro, y así no vamos a ninguna parte.

Un abrazo

Raúl dijo...

Te encanta jugar con el lector.
Te encanta jugar.

Tesa dijo...

Lo mejor para el próximo encuentro sería que ella se acercase y arrodillase sin petición previa.
En nuestra mano está el hacer realidad las fantasías.

Juanjo dijo...

No sé si llamarlo tierna, pero es otra forma de saludar.

Besos.

ALEX B. dijo...

Me he quedado un poco dicotómica.
Me ha gustado ( cuando no se´que poner así de primeras es que me ha gustado mucho)

vittt dijo...

cambio azotes por besos
y viceversa.

DanielPérez dijo...

Me encanta.
Qué expreses eso en tan poco espacio.
Sonrío al final de tu escrito.
:)

Réquiem por Amor dijo...

Muy grandre, pero que muy grande, otro descubrimiento de blog!!no tendré horas para leeros a todos.
Saludos.

Nómada dijo...

¿Dicotomía o confusión? - me pregunto.

CabezaDeMonte dijo...

Parece una fantasía masculina, qué curioso, es un texto claramente bisexual. Qué bueno.
Salu2,

Mariposa Mutante dijo...

ohh! pero que poca distancia del amor a la lujuria

virgi dijo...

Genial, genial, vengo de otro blog y me has sorprendido tu concisión frente a lo que hacemos y lo que nos gustaría hacer.
(me funcionó la intuición visitándote)
Un abrazo, me ha gustado, sí!

moreiras dijo...

Me quedo con la boca abierta y sumiso ante la sorpresa, algo parecido a la protagonista...

victor miguel dijo...

hola chica. m gusto mucho este relato. la imagen k diste al final es tremenda. espero leer algo tuyo pronto

guillermohector dijo...

genial giro